martes, 9 de octubre de 2007

PINOCHO


Erase una vez un hombre ancianito de nombre Geppetto
muy bueno y cariñoso, que vivía solo, su arte era trabajar
muy bien la madera, vivía en Italia, mas precisamente en
Florencia, y como se encontraba muy solo un buen día
decidió hacer un lindo muñeco de madera.

Una tarde comenzó a tallar dicho muñeco, y cuando ya estaba
terminando los últimos retoques comenzó a pensar con que
nombre llamaría a ese muñeco de madera, y pensó.. pensó..
y por fin dijo es tan hermoso que lo llamaré Pinocho, pero
mientras le ponía el nombre soñaba que algún día pudiera
ser un hijo de verdad, de carne y hueso.

Aquella noche mientras misma noche y mientras Geppeto
dormía profundamente entusiasmado con su obra, apareció
un Hada buena a la carpintería del anciano para ver la obra
ya terminada, quedo muy contenta de ver el trabajo hecho
por Geppetto y sabiendo los deseos de este buen hombre dio
vida a aquel muñeco para hacer un hermoso regalo a la vida
del aquel anciano.

Como Geppetto quería que Pinocho fuera un niño inteligente,
muy pronto lo envió a la escuela para que le enseñen todo
lo que él no podía dado los años que ya tenia.

Pinocho como era muy alegre enseguida se hizo amigo de
un grillo que se llamaba Pepito.
El grillo era muy bueno y podía ayudar a Pinocho a hacer
los deberes y a comportarse bien, pero Pinocho se hizo amigo
de dos chicos muy malos y en lugar de ir a la escuela y escuchar
los buenos consejos de su amigo el grillo, iba con los otros a
realizar toda clase de travesuras y así faltaba día tras día a la
escuela.

Pinocho un día de fue de casa en busca de nuevas aventuras,
y como no había aprendido nada porque no iba a la escuela le
crecieron unas grandes orejas de burro, y aparte era muy mentiroso
y cada vez que decía una mentira, le iba creciendo la nariz.

Un día el grillo estaba leyendo un diario y allí se entera que el
pobre Geppetto había salido a buscar al que consideraba su hijo
en un pequeño bote y como el mar estaba muy agitado no podía
dominar el bote hasta que a punto de hundirse apareció una enorme
ballena que se tragó al bote con Geppeto adentro.

Cuando Pinocho se enteró que por su culpa su papá había sido tragado por una ballena, con el fiel grillo salieron desesperados en
busca de Geppeto y así poder rescatarlo.

Cuando Pinocho vio la ballena y pensando que su papá estaba
adentro sintió una grande angustia pero la ballena no lo pensó dos
veces y también se tragó a Pinocho y a Pepe el grillo.

¡Que alegría y pena al mismo tiempo sintieron padre e hijo, ya que
por una parte se habían encontrado y por otra estaban en graves
dificultades dentro del pez!.

El grillo estaba pensando como salir de allí y de repente dijo:

¡Ya sé, tengo una idea!Hagamos una buena fogata....

con el calor y el fuego la ballena estornudó fuertemente y el bote
salió fuertemente con los tres tripulantes.

Luego de semejante experiencia y de muchas otras travesuras
más de Pinocho que es largo de contar, volvieron a la casa,
y fue tal el susto que había tenido Pinocho que prometió desde
ese momento comportarse muy bien y concurrir todos los días
a la escuela para poder ser un chico bueno e inteligente.

Viendo el Hada Madrina que de verdad Pinocho había cambiado
y ahora obedecía a su papa y era buen estudiante en recompensa
a su cambio tan hermoso lo convirtió en un chico de carne y hueso para la alegría de Pinocho pero en especial para Geppetto,
que ahora si tenia al hijo tan amado.

Y Pinocho siguió siendo un chico bueno y amaba mucho a su padre.

FIN